Educación Sexual y Afectividad

 

Estimada Comunidad,

El Colegio Alemán de Villarrica en colaboración con la psicóloga Camila Neri Torquato desarrollaron un Proyecto de Educación Sexual y Afectividad para sus alumnos. Sabemos que esta es una tarea fundamental para nuestros jóvenes, ya que favorece el aprendizaje acerca de la corporalidad y de la sexualidad, trabajando el respeto y el reconocimiento de los propios límites y el de los otros.

De acuerdo con el Ministerio de Educación de Chile, “recibir formación en sexualidad, afectividad y género garantiza la posibilidad de generar conductas de auto-cuidado en salud mental y física, de hacerse responsable de las propias decisiones en cada etapa vital, de relacionarse con otros en un marco de respeto mutuo más cercano con sus emociones y corporalidad”. Por eso la necesidad de la educación sexual, diseñada desde la escucha a los niños y jóvenes. Al saber lo que sienten y piensan, el trabajo de orientación sexual ayuda a proporcionar a los jóvenes la posibilidad del ejercicio de su sexualidad de modo responsable y procedente.

El programa de este año está organizado en tres encuentros por curso, que enfocará en cada uno, un aspecto de la sexualidad. Este mes vamos enfocar el tema de la Conciencia Corporal, que pretende que los niños y adolescentes tomen conocimiento de su corporalidad y el reconocimiento sensorial de las emociones. Procuramos entregar herramientas a los jóvenes y niños para que sepan expresar sus sentimientos con claridad, respetando el propio cuerpo y el de los otros. Creemos que por medio de estas actividades podrán aumentar el nivel de autoconocimiento para tomar decisiones más coherentes con lo que sienten.

Es muy importante construir una red para apoyar mejor a nuestros niños y jóvenes y, de este modo, garantizar la calidad del acompañamiento de cada uno de los alumnos del DS Villarrica. Para eso, luego de cada actividad desarrollada, enviaremos un informe a ustedes para que sepan cómo estamos trabajando y que puedan ser partícipes en esta labor.

Abajo siguen algunas sugerencias de actividades para explorar la conciencia corporal con su(s) hijos o hijas. Estamos disponibles a sugerencias y conversaciones canalizadas a través del Prof. Jefe de cada curso, que como saben, está presente y acompaña cada encuentro.

Nivel Prebásica

Estimular, por ejemplo, la percepción sensorial con masajes en las manos, en los pies y en la cabeza e incentivar la descripción de las sensaciones agradables y desagradables en esos contextos y por supuesto otros de la vida diaria y escolar. Eso ayuda al hijo(a) a desarrollar conciencia de sus sensaciones físicas y de sus sentimientos, lo que le dará una base para establecer el dominio de su corporalidad y manifestaciones.

1º a 4to. Básico
Conversar cuando el niño esté enojado, triste o alegre incentivando la percepción de lo que siente en el cuerpo en cada estado emocional, ejercitando la conciencia de cada emoción. Por ejemplo, si el niño está enojado, preguntar a él lo que siente. Probablemente va decir que siente rabia. Entonces, pedir que el niño perciba lo que pasa en su cuerpo cuando siente la rabia. El puede percibir que su rostro está caliente, que su corazón está acelerado, que su frente está arrugada.… preguntar si estas sensaciones son agradables o desagradables. Pedir que él observe estas sensaciones mientras por ejemplo respira. Esta práctica ayuda a auto-regular las emociones del niño y a desarrollar la resiliencia, conforme investigaciones en el Somatic Experiencing Trauma Institute.

5to. a 8vo Básico
Crear momentos para compartir alguna actividad en conjunto; puede ser juegos con pelota, tocar algún instrumento musical, cantar, bailar, etc.; la idea es promover la interacción. Es por medio de esta que uno socializa, identifica los límites, construye la empatía y el respeto; además de crear un ambiente de intimidad con sus hijos. De acuerdo con investigaciones realizadas por el Trauma Center at Justice Resource Institute, el cerebro humano se desarrolla a partir de experiencias repetitivas de interacción. Ente otras cosas es a partir del juego que se promueve la interacción social, que maneja automáticamente comportamientos desordenados, creando comportamientos adaptativos, movilizando sentimientos de empatía, amor y respeto hacia uno mismo y hacia los otros. Siempre a partir de las emociones.

Educación media
Crear un ambiente acogedor en que puedan ejercitar la empatía (sin exigir nada a cambio) con conversaciones en donde se comparta describiendo cualquier experiencia de vida, contando cómo fue, lo que se sintió… Que el hijo pueda sentir que se está cerca, para poder compartir también sus experiencias. Por ejemplo, se puede contar cuando los papás estaban estudiando los últimos años del colegio para ingresar en la universidad; se podría compartir como era, los miedos e inquietudes, las expectativas, las cosas que les gustaba hacer. El propósito de esta conversación no sería instruir al hijo, sino que crear un espacio de escucha libre (sin juzgamiento) y acogedor. Investigaciones hechas en el Brain-Body Center en la universidad de Illinois en Chicago, han descubierto una fuerte relación entre las expresiones faciales y la vocalización, cuando estos expresan una aceptación genuina, cómo elementos integradores de las conductas sociales y emocionales.

Atentamente,

Ps. Camila Neri Torquato

 

Deja un comentario